DíA 4: VISUALIZACIÓN: Pasos para crear.


Tenemos varios tipos de visualización;
1. Visualización científica que consiste en convertir una serie de datos en imágenes.
2. Visualización creativa A: La cuál es una técnica psicológica usada para alcanzar el estado de ánimo deseado, a través de imaginar una imagen concreta.
3. Visualización creativa B: Técnica mental a través de la cual se puede influir en la propia realidad.

¿De dónde viene la visualización creativa?

En alguna parte de la historia alguien decidió que no era conveniente que las personas tuviéramos este conocimiento sobre nosotros mismos, sobre lo que somos capaces de hacer dependiendo de nosotros mismos.

En algún momento de la historia, alguien decidió que resultaría más práctico despojar a las masas de su poder creativo y de esa manera tener mayor control sobre ellas.
Bastantes años antes de Cristo, los Esenios fueron un grupo judío que sabía verdaderamente cómo conseguir, que algo llegase a formar parte de su experiencia física. La manera de dirigirse a Dios era muy distinta a la que nos enseñaron en el colegio o nuestros padres. Ellos sabían que la manera correcta de transformar su realidad era desde una actitud de agradecimiento porque lo que querían ya lo tenían. Se imaginaban así mismos con el deseo cumplido y daban gracias a Dios por eso.
Realmente asumían la sensación del deseo cumplido y no dudaban ni por un segundo.

Pero vayamos al grano del día de hoy; EMPEZAR A VISUALIZAR DE LA MANERA CORRECTA PARA CONSEGUIR NUESTRO PROPÓSITO.

Como dijimos ayer el ser humano es tres en uno (¿os suena de donde viene esto?)
Concretamos que tú y yo somos cuerpo, somos mente y somos espíritu (espíritu como conocimiento de uno mismo), también lo puedes llamar superconsciente, consciente y subconsciente. El proceso de creación de nuestra realidad se da de manera continua y se deriva de estas tres formas de energía que se agrupan formando nuestra naturaleza. Es decir no usamos solamente la mente para crear sino que lo hacemos usando los tres niveles.
Entonces, para que quede claro no, clarísimo; nuestras herramientas de creación son el pensamiento, la emoción, la palabra y la acción u obra.
Toda creación presente, pasada o futura proviene del pensamiento. Del pensamiento surge una emoción con distintos grados de vibración que de pende del origen del pensamiento.
Detrás de cada pensamiento existe un pensamiento promotor que oscila entre los dos grandes y únicos pilares de la intención; son o el Amor o el Temor. Siempre se actúa desde alguna de estas dos opciones. Por eso cuando visualizamos tenemos que indagar sobre el verdadero motivo que nos lleva a querer y desear lo que estamos deseando y cómo lo estamos haciendo.

Si visualizamos con miedo a no tenerlo o con duda de que realmente podamos conseguirlo, o por el contrario visualizamos desde el amor y damos las gracias asumiendo la alegría y la sensación del deseo cumplido. Pero no me quiero desviar del tema.
Como hemos dicho toda creación proviene del pensamiento, pasa por la palabra y desemboca en la acción. Así pues, el que piensa, habla y actúa como si ya tuviese lo que desea lo verá manifestado en su realidad rápidamente.
No se puede crear algo de lo que se duda así que entrenar la mente para creer antes de crear es indispensable.
Por lo cual, la parte activa de la creación incluye el conocimiento, el saber que toda realidad procede de uno mismo (aunque se nos escape información relacionados con algunos temas de vida) y este saber incluye agradecimiento (de ahí mi insistencia en el día 2).
El verdadero secreto está en agradecer por adelantado.
Consejos:
1. Disciplina tu mente para que tenga un pensamiento claro.
2. Cuando tengas el pensamiento claro, empieza a hablar de ello con firmeza.
3. Utiliza afirmaciones. La más poderosa de las afirmaciones es “yo soy”.
4. Visualiza antes de ir a la cama y deja que durante la noche tu subconsciente siga trabajando para ti.
5. Lee y mantén tu cuerpo sano.